lunes, 20 de agosto de 2012

PARA CONSERVAR AL SER QUERIDO Y ESTAR ENAMORADO TODA LA VIDA


Se adquirirá un escapulario de Santa Rita, y se guardará en algún lugar de la casa. Seguidamente cogeremos una pequeña botellita de agua y nos dirigiremos a siete iglesias diferentes, todas ellas lógicamente pertenecientes al mismo credo religioso.
En cada una de ellas, recogeremos un poquito de agua bendita, la cual iremos guardando en el pequeño recipiente.
Una vez tengamos toda el agua bendita de las siete iglesias, cogeremos un poco de lacre rojo, para lacrar para siempre la botella.
Recordamos que el lacre puede adquirirse fácilmente en cualquier tienda de velas y velones. Una vez lacrada, pondremos la botellita sobre la estampa de Santa Rita que antes hemos mencionado, y recitaremos una de las plegarias más conocidas y que ha pasado a ser de dominio popular, a veces en plan de chanza:
"Santa Rita, Rita,
lo que se da no se quita, por el poder santo
que confiere el agua bendita. "
 Esta pequeña oración solo debe ser dicha una vez, mirando fijamente la estampa, y seguidamente envolveremos la botellita con el agua y la estampa sagrada, en una pequeña bolsa blanca, a poder ser de algodón, aunque también sirven las de fibra sintética.
También podemos hacer un sencillo ritual que nos servirá para conservar a la persona amada, y que por su simpleza, creemos merece ser conocido.
Se cogerán dos palos de diferentes árboles, y que tengan unas medidas próximas a los quince centímetros. A continuación se escribirá en un papel, el nombre de cada una de las personas que han de vivir siempre unidas, para seguidamente atar los dos palitos y el nombre de la persona con una cinta que tiene que ser de color azul si el oficiante es un hombre, y de color rosado si ésta es una mujer.
Una vez hecho esto, se guardará el paquetito en cualquier lugar de la casa, procurando siempre, que NADIE LO TOQUE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada